“Cuadrante Derecho no es ajeno a los acontecimientos importantes que se producen en Perú.  Por ello a continuación exponemos nuestro punto de vista sobre los resultados de las últimas elecciones y las perspectivas que se avizoran. Veamos.

¿Cuál es la relación entre líder y pueblo? ¿Por qué Toledo fue capaz de convocar y liderar una marcha como la de los cuatro suyos en el año 2000, mientras en el 2011 no pudo retener la preferencia electoral que lo colocó en el primer lugar, para desmoronarse en las últimas semanas? ¿Por qué Castañeda que en algún momento también lideró las encuestas fue relegado a un humillante quinto lugar?

En el análisis bursátil existen dos escuelas para comprender el movimiento del precio de las acciones y por ende para tomar decisiones de inversión.  El primero es el análisis técnico, que se basa en cuadros y gráficos y se utiliza para tomar decisiones en el corto plazo, mientras que el segundo es el análisis fundamental que como su nombre lo indica, trata de encontrar el valor fundamental de la acción para luego compararlo con el precio de mercado y tomar una decisión.

Pues bien, hagamos algo nuevo.  Extrapolemos estos dos enfoques al análisis político.  Hasta ahora, algunos analistas han privilegiado lo que podríamos denominar el enfoque técnico.  En base a cuadros y gráficos se ha tratado de explicar el cambio en la decisión de los votantes, en función a las estrategias electorales de los candidatos.  Es posible que tenga algún grado de validez, pero considero que los resultados electorales muestran algo más que cambios de humor coyunturales motivados por declaraciones de los candidatos.

Los periodistas y un segmento politizado de la población son los que  han seguido la campaña paso a paso, mirando (no necesariamente estudiando) planes de gobierno, escuchando mensajes y cambios en las declaraciones de los candidatos,   Es decir,  se han comportado como los analistas técnicos de la Bolsa que siguen paso a paso el desempeño de las acciones para tomar una decisión final.

Sin embargo la mayoría ha votado como Warren Buffet, que es el ícono del análisis fundamental.  Como se sabe W. Buffet no está pegado a los gráficos, noticias, es más ni siquiera maneja una computadora personal.  El hace un análisis fundamental de las acciones y luego espera el momento adecuado para concretar su decisión.  El no tiene fecha obligatoria para hacer efectiva su votación, sino espera que el mercado le fije la fecha.  “Soy temeroso cuando otros son ambiciosos y soy ambicioso cuando otros son temerosos” es su frase.  Y no compra para un mes, compra para mantenerla por mucho tiempo, al contrario de lo que hacen los técnicos, que se la pasan comprando y vendiendo en el corto plazo.

El electorado no toma una decisión para cambiarla en el corto plazo.  Sabe que su decisión tendrá un horizonte mínimo de 5 años.  Por ello, intuitivamente adoptó una decisión fundamental.

Por ello Toledo ganó en el 2000, no por lo que hiciera o dijera, sino porque fue el personaje que cristalizó una tendencia fundamental del electorado, luego de una década de corrupción pública como nunca antes había registrado la historia de nuestro país.  Y por esa misma razón lo ha desechado en el 2011, porque la situación ha cambiado y ya no representa alternativa luego de lo acontecido en la primera década de este siglo.

En el 2000 el país era un edificio con mucho combustible político en su interior.  Toledo fue el palito de fósforo que encendió la hoguera, en la que se chamuscó el proyecto fujimorista.  En el 2011 el palito Toledo se prende, pero no pasa nada, porque ese edificio ya no está cargado de combustible político, sino que ahora exige un cambio económico profundo de sus estructuras y no un simple retoque y embellecimiento, de cara a las próximas décadas. Si eso no ocurre, nuevamente puede convertirse en un depósito de combustible.  Y vaya uno a saber, de donde puede surgir el nuevo palito de fósforo.

En el 2000 el clima político era insostenible, en el 2011 el discurso económico oficial pierde credibilidad.  El Perú Avanza, pero parece que sólo en Palacio y en Lima.  Ha habido crecimiento pero no ha habido Desarrollo.  Y no es que el pueblo esté leyendo semanalmente la Nota Semanal del BCRP para tomar decisiones, como afirma una exótica teoría liberal (expectativas racionales, los ultras del monetarismo), sino simplemente su realidad cotidiana, choca con las realidades que pintan los economistas y periodistas convencionales.

Macroeconómicamente estamos bien y el mundo lo aprecia.  Lo percibo de primera fuente, porque escribo estas líneas desde Colombia y colegas y amigos me felicitan por el buen desempeño de la economía peruana en la última década.  Sin embargo, desde mi percepción, crecemos porque así nos lo dice el PBI.  Sin embargo este indicador representa cada vez menos la realidad económica del país en su integridad, y no refleja las desigualdades que se van gestando en la distribución del producto,

Los economistas convencionales siguen repitiendo paradigmas que la última crisis mundial han puesto en cuestionamiento.  Siguen pensando que las decisiones lo toman una versión unilateralizada y caricaturizada del hombre: “el homus econumicus”.  Pues bien, en las elecciones han votado los “homus politicus”.  Y los economistas y periodistas convencionales se preguntan ¿Pero que pasa, si el modelo está bien?.  Son unos ignorantes, dicen los más radicales.

En realidad no deberíamos sorprendernos, pues esto se veía venir.  La primera voz de alarma la dio el año pasado, un economista especialista en temas de Competitividad y Desarrollo.  Me refiero a Michael Porter.  En esa ocasión el profesor de Harvard, ante lo más selecto de los futuros votantes de PPL, sostuvo algunas tesis que hubieran quedado en la clandestinidad, sino las hubiera rescatado Hildebrand en su columna.  El texto completo jamás trascendió, porque el responsable del Centro Académico de la Universidad que trajo a Porter, se negó a ponerlo a disposición del público aduciendo restricciones de los auspiciadores.

Alguna tesis fueron las siguientes:

– La economía peruana no tiene un rumbo conocido.

– El crecimiento económico del Perú no se ha reflejado en el beneficio de la mayoría de la población.

– Perú ha vivido estos años una “ilusión exportadora” porque las cifras en azul proceden del alza de las materias primas, mientras que nuestra exportación de productos con valor agregado permanece inmóvil.

– El Perú padece de un atraso dramático en relación a la inversión y la tecnología. “El Perú no sólo no ha avanzado en este rubro: parece haber retrocedido.

¿Le suena familiar estas afirmaciones?

Es decir, los últimos gobiernos simplemente se han dedicado a navegar en las aguas del escenario económico internacional, las que han sido y vienen siendo favorables a las materias primas.  Seguimos sumidos en el modelo de la “Primera Ola” de Alvin Toffler, mientras países como China e India avanzan a la “Tercera Ola”.  No estamos frente a décadas perdidas, sino ante “Olas perdidas”, lo cual es mas grave aún.

Comprendamos que no somos desarrollados porque tengamos más artefactos en casa.  Lo seguiremos siendo si no saltamos Olas, pues el Desarrollo es un concepto relativo.  En términos absolutos podemos estar mejor que Estados Unidos y los países europeos del siglo pasado, pero en términos relativos estamos atrasados respecto a estos países en el 2011.  Y la brecha se ampliará porque están surgiendo nuevos protagonistas como China e India.  China, de acuerdo al FMI, despojará a EU del primer lugar como potencia económica en el 2016.  Actualmente ya ocupa el segundo lugar habiendo desplazado a Japón.

El modelo primario exportador anclado en la Primera Ola en el cual estamos sumidos, no genera las condiciones para la mejora del bienestar de la mayoría de la población.  Hay un divorcio entre las cifras macroeconómicas y la realidad del día a día, especialmente en provincias.

Manfred Max-Neef, explica claramente este tipo de  situación en una entrevista ( facilitada por mi hija Indira)  que transcribo literalmente:

“Estaba un día en una aldea indígena en la sierra del Perú, era un día horrible, había estado lloviendo todo el tiempo.  Era una zona muy pobre y frente a mi estaba otro hombre parado en el lodo (no en el barrio pobre, sino en el lodo).  Y bueno, nos miramos.  Era de corta estatura, delgado, con hambre, desempleado, cinco hijos, una esposa y una abuela.  Yo era el refinado economista de Berkeley, que enseñaba en Berkeley, etc.  Nos mirábamos cara a cara y de pronto me di cuenta de que no tenía nada coherente que decirle en esas circunstancias a este hombre, que todo mi lenguaje de economista era inútil.  ¿Debería decirle que se pusiera feliz porque el producto interno bruto había subido un 5% o algo así por el estilo?  Todo esto era completamente absurdo. …”

Y sin embargo todos los días tenemos economistas convencionales, que ante medios de comunicación complacientes, con voz solemne hablan del PBI y sus variaciones, además de otras variables macroeconómicas.  Claro, que también en los últimos años hablan de pobreza (tema que antaño se creía propio de sociólogos), muestran estadísticas, desarrollan modelos y como dice Manfred Max-Neef, están convencidos de que saben todo lo que hay que saber sobre la pobreza.  Pero el problema es que saben mucho, pero entienden poco.

En definitiva hemos avanzado desde el punto de vista del crecimiento y de las cifras macroeconómicas.  Pero ese no es el tema.  Necesitamos distribución y crear las condiciones para un auténtico Desarrollo, que implica acortar las brechas con los países desarrollados en base a la ciencia y tecnología.  Y ese no es un tema privativo de los economistas, pues es un tema multidisciplinario.  Debemos saltar la rutina de nuestros economistas convencionales que prefieren refugiarse en la Micro y la Macro (en algunos casos incluso por desconocimiento) y rescatar las lecciones de Historia Económica y Políticas de Desarrollo.

Si el reto es Desarrollo ¿Que hemos hecho respecto a ello? ¿Que propusieron los candidatos respecto a ello? ¿Que hicieron los últimos gobiernos respecto a ello?)

Hemos tenido crecimiento económico pero desde el punto de vista del Desarrollo hemos retrocedido, pues estancarnos en un mundo cambiante, es simplemente quedarnos rezagados.

Finalmente, el crecimiento se refiere a las cosas y el Desarrollo se refiere a las personas.  Y quienes han votado son las personas y no las cosas. Entonces,  ¿de que se extrañan?.

En la segunda vuelta, si este enfoque es válido, es de esperarse que Ollanta gane las elecciones, por estar más en sintonía con los fundamentos de la población.  Keiko viene del pasado y es ya una realidad con un pasivo muy grande, mientras que a Ollanta se le percibe como una posibilidad. Y si eso ocurre esperemos que también haga algo nuevo: que designe dentro del Gabinete a una personalidad comprometida con la ciencia y tecnología, para que siempre esté poniendo en agenda, los temas relacionados al Desarrollo.

La Caja Fiscal es urgente, pero el tema del Desarrollo es prioritario.  Y hasta ahora hemos estado sacrificando lo prioritario por lo urgente.

  1. Raul:
    Te felicito por tu visión de opinar sobre este tema, se nota que eres una persona con mucho conocimiento ya que eres un exitoso economista y eso te da esa deferencia de opinar acertadamente sobre este tema tan importante como son las elecciones y esperamos que los ciudadanos ejerzan su voto a conciencia y que lo prometido por los candidatos si llegasen a ser elegidos que se cumpla, de lo contrario que sean sometidos y juzgados por la población.

  2. Gracias Raul por este muy buen artículo. Coincido en mucho de lo que planteas, más bien coincido plenamente en tu análisis, lástima hermano que no sea cierto que Ollanta sea quien realmente esté en sintonía con la población, lástima que en Perú no hayamos encontrado aún quien lidere el proyecto que una historia y raíces tan grandes merecen. Los resultados te dan la razón, pero yo no dejo de pensar que es una desgracia para el país, ninguno de los dos personajes está ni mínimamente cercano a conducir un proyecto que nos conduzca al desarrollo, a lo que la población busca. Mucho me temo que ambos sólo tiene por todo proyecto endiabladas aspiraciones personales!!!!!!!!!!!!!!

  3. Adrie1n, que gusto!! El mundo es un paf1uelo, si sef1or!! jajaSed, soy redactor en este blog. Aunque faltimamente me tome9 unas vaiecconas, en estos dedas prometo volver a la carga Yo lo estuve probando bastante en un blog de pruebas y funciona bien. El problema (quize1s sea esto) es que hayas cambiado mucho las dimensiones del badge. Por lo que pude ver si uno lo achica demasiado queda en blanco o apenas se ve una parte. creo que de ancho hasta 260px se ve bien y conviene darle algo me1s de altura. Por defecto viene 300x131pxPor cierto la primera parte del cf3digo que te genera va dentro del head . En Blogger siempre se aconseja colocar todo el cf3digo javascript (a menos que no sea posible en casos determinados) entre b:skin y el cierre de /head. (no puedo escribir cf3digo en los comentarios)Luego, la segunda parte g:plus dentro de un gadget o widget HTML en el sidebar del blog. Luego ese cf3digo puede cambiarse para customizar el badge y adecuarlo mas o menos a la plantilla Espero que algo de esto te ayude a solucionarlo. Un gran abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>