Sigo la crisis en Europa paso a paso, porque creo que es el punto de partida para una crisis mayor, que en los futuros textos de Historia Económica  se recordará como la verdadera crisis.  La del 2008 simplemente será considerada como la pre-crisis, que nació en Estados Unidos pero que incubó los elementos desencadenantes de la crisis global del 2010-2012.

El futuro es predecible, cuando se analizan los procesos y no se queda simplemente en el análisis de los hechos presentes.  Es decir cuando se ve la película y no la foto.

¿Y que nos dice la película?.  Que el mundo vivió una ola expansiva en base al crédito barato, que permitió inflar una burbuja hipotecaria, que al explotar puso en aprieto a las familias, y dejó inundado al mundo con derivados por un monto cuyo valor hasta ahora no se quiere conocer, pues acabaría con el sistema financiero internacional .  La Bolsa como termómetro fiel de la economía lo reflejó en una caida de valores que sumado a lo hechos anteriores, puso en  aprietos al sistema bancario, motivando entre otras cosas la quiebra de la Banca de Inverisón.

El sistema crediticio se paralizó, y dejó de fluir recursos frescos a las empresas generando el desempleo.  El gobierno de EU, Europa y en menor medida los demás paises del mundo, preocupados por esta situación, salieron a rescatar a los Bancos y las empresas generando emisiones gigantescas de billetes y un fuerte endeudamento de los Estados.  En ese momento, los analistas aplaudieron “la actitud responsable de los gobiernos” pues se generó una recuperación de los indicadores y se empezó a hablar de la era de “postcrisis”.

Pues bien, ahora el turno le tocó a los gobiernos.  Lo que está ocurriendo es propio del surrealismo económico.  Los paises desarrollados tienen deudas que bordean el 100% de su PBI (incluso Estados Unidos).  Y ahora están tratando de cerrar esas brechas, sacrificando … cuando no … a la población que está en el cuadrante izquierdo.  Disminución de sueldos públicos, aumento de la edad de jubilación, aumento de impuestos entre otras medidas,  son los aspectos comunes de los planes de ajuste que se vienen dando en Grecia, España, Portugal y que se vienen en Italia y Francia.

En América Latina ya hemos probado ese menú y sabemos que el costo a pagar para disminuir el déficit fiscal, ha sido siempre la recesión.  Y en Europa y luego más tarde o más temprano  en Estados Unidos, ocurrirá lo mismo. 

Gobiernos de tinte izquierdista como los de Grecia y España están aplicando recetas que se consideraban propios de gobiernos derechistas.  Pero ya no hay capacidad de asombro político desde que los republicanos liderados por Bush, pusieron en ejecución la mayor intervención del Estado desde la crisis del 29 con su recordado paquete de 700,000 dólares para salvar a los Bancos.   Lo hicieron los que repitieron  por décadas  “más Mercado menos Estado” .

En suma con paquetes gigantescos,  se está tratando de ganar tiempo y evitar la crisis.  Pero resulta que para que haya un nuevo proceso de expansión verdadero, se tiene que destruir una buena parte de lo creado.  Es inevitable, así funciona el sistema.  Y el nuevo proceso de expansión que surja después de la crisis será diferente.  Habremos pasado a otra forma de acumulación del sistema, y quizás con nuevos protagonistas. 

No son los gobiernos los que están en crisis.  Es el sistema.  Los economistas convencionales que estuvieron a su servicio o lo apologizaron,  no pueden aceptar lo que está ocurriendo y por ello culparán de la crisis a los gobiernos por incompetentes (sean de izquierda o derecha).    No pueden comprender que lo que está en marcha, es un cambio revolucionario global. Y la crisis no es sino el ingrediente principal de ese cambio. 

Aunque nos cueste aceptarlo pese a los adelantos tecnológicos,  aún estamos en la prehistoria  víctimas de leyes económicas que adoramos cual becerros de oro.  Pero como siempre ocurre, los que pagarán la crisis será la mayoria de la población.  Es decir los que están en el cuadrante izquierdo. 

Los que mejor la pasarán serán los ubicados en el cuadrante derecho,  que incluso aprovecharán las oportunidades.  La inteligencia y aptitudes financieras marcarán la diferencia entre ganadores y perdedores.  Pero estos temas resultan de un proceso de autoaprendizaje, pues no se enseña en las Universidades, dado que el sistema educativo ha estado siempre al servicio del sistema vigente.   Y hasta ahora el sistema vigente ha sido la Sociedad Industrial, la misma que paso a paso está entrando en el pasado.

Si Ud. amable lector desea incursionar en el cuadrante derecho, envíenos un mensaje a luisraul51@yahoo.es y le prometo darle pronta respuesta con la información que requiera.  Recuerde que “si desea tener algo que nunca tuvo, tendrá que hacer algo que nunca hizo”. 

  1. Hola soy de Valencia y no puedo participar fedsicamente en la peotrsta pero estoy con vosotros y desde aqued y con mis pocas posibilidades hare9 lo que pueda contra esta sin razf3n que nos este1n vendiendo.

Comments are closed.