Estoy en Bogotá despues de pasar por Cali disfrutando de las ventajas de estar en el cuadrante derecho.   Ya no cambio tiempo por dinero (empleo), por lo que puedo decidir con plena libertad,  que hago con mi vida.   Y es así como he decidido compartir el  turismo con la  expansión de  mi negocio de network marketing, por estos lares cafeteros.

Sin embaro no puedo dejar de pensar en la grave amenaza que se cierne sobre el mundo en estos tiempos. 

A inicios de este año, muchos colegas entusiasmados con la recuperación del  2009 sostenían que la recuperación habia empezado.  Expuse en todo foro que pude acceder (el principal fue la Semana del Economista organizado por el Colegio de Economistas de Lima), que esta recuperación era falsa, comparable al rebote de un hombre que cae del décimo piso.  Ante el rebote, el público lo confunde con una recuperación,  pero el hombre está muerto y por ende la recaída es sólo cuestión de tiempo.

Esta crisis es sistémica y está lejos de haber concluido.  El vómito negro simplemente se viene transfiriendo entre los actores de esta tragedia del siglo XXI. 

Recordemos que la crisis se inició como una crisis inmobiliaria, que dió origen a una crisis financiera, la cual fue reflejada en una crisis bursátil.  La crisis financiera saltó al sector real y se produjo una crisis económica con el consiguiente desempleo.  Los gobiernos saltaron al rescate y asimilaron el virus de la crisis: en consecuencia fue inevitable la crisis fiscal. 

Ante los problemas internos, los gobiernos del norte independientemente de su signo ideologico  redescubrieron que la solución podría venir de afuera, a través de la demanda externa.  Y es así como empiezan a devaluar sus monedas para ser competitivos.  “La guerra de divisas”  es un comportamiento paranoico, en el que el gobierno de un país devalua su moneda con la tonta esperanza que los demás se mantengan quietos para ganar competitividad.  Pero resulta que los demás hacen lo mismo y la fórmula del ¨gana gana¨tan ardientemente defendido por David Ricardo se convierte en el ¨pierde pierde¨

¿Cuál es el próximo paradero?  Lo más probable es que cuando adviertan que el tipo de cambio no sirve para ganar competitidad,  las lumbreras se decidan ¨por la mala¨, que en este caso siginifica aranceles e instrumentos parancelarios.  Con esto  regresaremos al neomercantilismo en el comercio internacional, el cual fue combatido frontalemente por David Ricardo hace varios siglos atrás. 

¿Cuál es el panorama? En los próximos dias se verá más de lo mismo.  La FED está decidida a depreciar al dólar para tratar de resolver los problemas de EU aún cuando con ello se lleven al mundo por delante.  No les preocupa.

En efecto, van a emir cientos de miles de dólares para comprar bonos del Tesoro Público.  Es decir hacer aquello, que en el Perú esta prohibido por Ley Orgánica del BCR.  Ahora resulta que los irresponsables están en el norte y los disciplinados, los que hacen bien sus tareas, están en el hemisferio sur.

No es el primer vendaval de dólares que caerá en tierras norteamericans y del cual se desplazará a todo el mundo.  Lloverá sobre mojado.  ¿Que pasará despues que la FED inunde nuevamente el mercado con dólares cada vez de menos valor?. Viene lo inevitable:  INFLACION

Esta situación es  lo que ha venido repitiendo hasta el cansacio el FMI a nuestros paises, cuando surgía un tímido intento de relaxar las políticas fiscales.  Ahora los paises del norte hacen uso y abuso de estas medidas.  ¿Y que dice el FMI?. ¿Aplica la misma vara? ¿Pueden algunos colegas ingenuos seguir sosteniendo que el FMI es una cooperativa de países, cuya misión es velar por el bien común de los mismos.

Para finalizar,  me reafirmo en lo sostenido en artículos anteriores:  muy poco ha cambiado desde que surgió la crisis financiera.  No se ha dejado sincerar al mercado respecto al valor de los  activos tóxicos.  No se sabe cuantos són ni donde están.    En consecuencia la amenza de una nueva crisis financiera está latente, por que la situación de muchos Bancos se complicará más aún cuando se agrave las deudas de los gobiernos y el sector privado.

Y si a ello agregamos la crisis social (vean a la soberbia Francia en estado caótico por las huelgas) tenemos los ingredientes necesarios para una tormenta perfecta.

Pero no debe llamarnos la atención: vivimos un estado de cambio global.  El sistema industrial y las instituciones que le dieron sustento se revuelcan en crisis, mientras que va resurgiendo una nueva Sociedad: la del conocimiento e información.

Y nunca los cambios de sistema se han producido en una situación de tranquilidad y calma.   Por el contrario, el choque de Olas como diría Toffler está generando una situación de caos, de donde surgirá un nuevo tipo de producción y distribución. 

Para bien o para mal, nos ha tocado vivir esta época.  Cada uno afrontará esta crisis con las armas que haya preparado.  Pero muchos se enfrentarán totalmente desarmados.  Son los que están en el cuadrante izquierdo y que dependen totalmente de un empleo o autoempleo.  El único problema es que allí está el 95% de la población. 

Es triste decirlo pero la crisis social está garantizada.  Y como consecuencia, la política también.  La crisis por su caracter  global y sistémico  no respetará ningún espacio económico y social.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>