El network marketing es una actividad del cuadrante derecho, que no se enseña formalmente en las Universidades. 

Y sin embargo es una profesión (Lea mi artículo: El Network Marketing y los Profesionales).  Es más en un mundo que marcha a la desempleificación, es la profesión del futuro.  No hablo de ventas sino de contar con un negocio de distribución.  Ser un prosumidor como diría Toffler.

Todas las profesiones se aprenden.  Y lo mismo ocurre con el mercadeo en red.  Sin embargo el aprendizaje es más en la práctica que en la teoría.   Cuando ingresa a un sistema nuevo, Ud. sabe muy poco acerca del  mismo, probablemente sólo lo que le transmitió su auspiciador.  

No importa que haya sido un economista, médico, administrador ó ingeniero exitoso.  Eso no cuenta.  Desde el punto de vista del network marketing Ud. es un bebé que necesita aprender.  Y debe aprender de sus uplines que tiene éxito, aunque ellos sean más jóvenes que Ud. y no tengan los títulos que Ud. tiene.  

 Y es aquí donde surgen los problemas, pues los profesionales por un orgullo mal entendido,  piensan que es muy sencillo,  que lo saben todo y que pueden mejorar la forma como crece el negocio. 

Recuerdo que meses atrás presenté mi negocio a un amigo, ingeniero de profesión,  que quedó  fascinado por el potencial del network marketing, luego de recibir una explicación breve. 

Pero consideraba que el modus operandi de la compañía era muy lento.  El quería un crecimiento explosivo y estaba dispuesto a desarrollar un sistema alternativo.  Es decir quiso hacer un sistema alternativo al de una Compañía que ya tiene 15 años en el mercado mundial, sin aún haberse afiliado.  

Es bueno soñar en grande, pero la mejor forma de avanzar lejos es dando los primeros  pasos.  Pasaron los meses,  no lo dio y como era fácil de prever, todo terminó en  entusiasmo de principiante y  el “gran proyecto” se fue diluyendo en el tiempo hasta que quedó en el olvido.  Del entusiasmo desbordante pasó a la apatía.  Y era un buen prospecto por las relaciones que tenía.   Suele suceder.

También recuerdo a otro colega a quien expliqué el potencial del sistema.  Se entusiasmó pero no por el producto, sino por el sistema en sí.  Y quería aplicarlo en la distribución de quesos de una provincia del país, a cuyos productores apoyaba.   Sin embargo su entusiasmo  declinó rápidamente cuando pregunté si los productores a quienes quería vender el sistema, estaban en capacidad de garantizar una producción no sólo permanente sino en continuo ascenso, que fuera a la par del crecimiento de afiliados.

De otra parte, generalmente el flamante networker está entusiasmado por su reciente afiliación.  Y como está ansioso por formar rápidamente  su red,  hace las cosas difíciles.  En vez de reunir a sus prospectos con su upline que ya tiene experiencia en estos menesteres, para que haga las presentaciones del caso, él trata de hacer todo el trabajo.  El cree ya saberlo todo, pero en realidad aún sabe poco.  Y por ello no absuelve bien las objeciones y quema buenos prospectos.

Por ello mi recomendación es bien sencilla.  Reconozca que Ud. recién empieza y hable con transparencia con su auspiciador.  Si él o ella es una persona que no está haciendo el negocio en serio, busque y contacte con un upline que sí está dedicado al negocio con buenos resultados  y pregúntele ¿Que debo hacer para tener el éxito que tú tienes?.  Y hágale caso. Así de fácil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>