“Abogados, médicos, odontólogos, profesores universitarios, agentes de bolsa, gerentes, atletas profesionales, promotores inmobiliarios y dueños de pequeñas empresas – habiendo todos ellos invertido años en preparar y desarrollar profesiones lucrativas – se alejan del éxito y del dinero y no miran hacia atrás.

¿Qué están haciendo estas personas? ¿Que tienen en común? ¿Hacia donde van? ¿Y por qué?.

Todos se han unido a las filas de los Nuevos Profesionales. Y muchos han decidido abrazar una industria de la que alguna vez se rieron, se burlaron y con la que juraron nunca tomar contacto: el network marketing”

Con este párrafo Charles W. King inicia el capitulo 1 “Un nuevo enfoque del trabajo, la familia, y el estilo de vida” de su libro “Los Nuevos Profesionales.  El surgimiento del Network Marketing como la Próxima Profesión de Relevancia” (Time & Money Network Editions – Buenos Aires, 2004).

Charles King es uno de los más reconocidos autores sobre esta industria.  Recibió su doctorado en administración de empresas en Harvard y, actualmente, es profesor de marketing de la Universidad de Illinois, en Chicago. 

King describe lo que está ocurriendo en la economía norteamericana, pero esta experiencia puede ser extrapolada a la realidad de los demás países incluidos  los de América Latina.   

El advenimiento de la crisis internacional está derrumbando el mito que el empleo es una fuente de ingresos sin riesgo.  En los últimos meses entre 600,000 y 700,000 trabajadores estadounidenses se están quedando sin empleo,  y el nivel de desempleo llega al 8.5% y casi todos los economistas pronostican que no parará hasta alcanzar el 10%.  Y como suele suceder, es posible que después corrijan la cifra para arriba.

En estas circunstancias la tendencia que ya se venía venir se está fortaleciendo:  el camino es desarrollar su propio negocio y obtener un ingreso elevado y en ascenso, trabajando desde su propio hogar en su propio horario. 

Cada vez más profesionales de diversas disciplinas, van abandonando la clásica visión de que éstas son actividades piramidales, hurgan un poco más en esta industria, y descubren que en realidad se trata del método de distribución más poderoso y el modelo de empresa más atractivo de la nueva economía, como señala King.

Como dice Toffler y otros futurólogos estamos en un proceso de transición … algo auténticamente histórico está teniendo lugar .. Estamos pasando de la segunda a la tercera ola.

Y mientras en la segunda ola, la masificación y el ejército de empleados debidamente jerarquizados es el común denominador de las empresas industriales, en la Tercera Ola lo característico es la desmasificación, la personalización y el trabajo independiente, dado el inmenso avance de la tecnología.

Si antaño se identificaba al network marketing como el lugar en el que aterrizaban aquellos que no habían logrado conseguir un empleo, ahora se ha dado un vuelco espectacular, y constituye el espacio donde profesionales de avanzada, ponen una pica para ir creando una organización, que posteriormente les permita renunciar al empleo y dedicarse a tiempo completo, a una actividad donde la gratificación no sólo es monetaria.

La imagen ha cambiado: actualmente es una industria de alta tecnología, de alcance internacional, que crece cada vez más en sofisticación y complejidad.  Es una actividad de ganadores.   Por ejemplo, la Compañía. en la que me he involucrado, tiene presencia en 60 países y tiene planeado estar presente en 100 países en el 2010.  El Perú es el primer país sudamericano y sede regional de Sud-América.  En mi red el 75% son profesionales. 

Las razones del cambio son variadas.  Resalto algunas como la inexistencia de discriminación.  Mientras en un empleo tradicional, las mujeres si son atractivas corren el riesgo de ser acosadas por sus jefes o ser discriminadas en el caso de no serlo; en el network marketing su éxito está en relación directa a su dedicación.   Por ello no es raro encontrarlas en los niveles más altos de sus respectivas compañías.

Otra razón importante es que las personas independientemente del género ya no están atrapadas en  la esclavitud del salario.  Ya no trabajan por un sueldo fijo que puede ser erosionado fácilmente por la inflación, sino trabajan por  ingresos residuales variables, basados en regalías tal como hacen los escritores y compositores de éxito.

Con lo anterior no quiero decir que no es posible tener éxito en el empleo tradicional.  Hay muchos ejemplos que si se puede.  El problema es que se trabaja por ingreso lineal, y en consecuencia siempre debe estar atento a las órdenes de otro.  El network marketing es para personas que aman la libertad individual y las relaciones de colaboración y no de subordinación.

En definitiva, el networker usa el apalancamiento y la ley de Metcalf (Ver los siguientes artículos:  Cuadrante D: ¿Por qué no aprovechar la Ley de Metcalf?  y   Apalancamiento: la llave de la riqueza) en este blog relacionados con esos temas) y hace suyo el ya famoso lema de John Paul Getti “Prefiero tener un 1% de los esfuerzos de cien personas que un 100% de mis propios esfuerzos”.

Esta es actualmente la disyuntiva.  O trabajamos duro pero solitariamente  (autoempleados),  nos insertamos en un sistema (empleados) por un sueldo,  ó nos dedicamos a crear una organización que nos depare ingresos pasivos de por vida, los cuales  podemos incluso dejar en herencia a nuestros hijos.

La elección es personal.

  1. Pingback: negocios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>