“El fracaso no me sobrecogerá nunca si mi determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa” es el precepto que repite Hafid el camellero a requerimiento del anciano comerciante Pathros ( OG Mandino, “El vendedor más grande del mundo” Editorial Diana, 1ra. edición 1976, pág. 38). 

En efecto para alcanzar el éxito en cualquier campo de la vida, hay que tener una determinación poderosa.  En los negocios y en el Network Marketing lo es aún más  (le sugiero  leer : “Network Marketing:  Poderoso mecanismo del cuadrante D” , ¿Cuál es el mejor cuadrante? y también ¿Por qué hay pocas personas en el cuadrante derecho?

En otras palabras, hay que tener empuje, que es otro de los requisitos del networker exitoso.  Empuje es brío, arranque, resolución con que se acomete una empresa.  En el mercadeo en red,  el éxito está en relación directa al empuje que se destine a la tarea de crear su organización. 

Aquí también aplica las palabras de Pathros cuando dice:  “Las recompensas son grandes, si uno alcanza el éxito, pero las recompensas son grandes solamente porque son muy pocos los que alcanzan el éxito.  Muchos sucumben a la desesperación y fracasan sin comprender que poseen ya todas las herramientas necesarias para adquirir una gran riqueza”

Para tener una determinación poderosa hay que tener un gran sueño.  Los grandes logros empiezan como un sueño en la mente de una persona.  Por ello es importante “la visualización” que es uno de los aspectos más interesantes desarrollados en la obra “El Secreto” de Rhonda Byrne.  Visualizar es poner en imágenes los pensamientos positivos.

Camilo Cruz cuenta en “La Ley de la Atracción” una historia interesante y que demuestra claramente que las personas que logran grandes metas,  es porque usan el poder de la visualización para crear una imagen clara de su meta como si ya fuera una realidad.  En otras palabras, “antes de tenerlo en el mundo físico, es preciso tenerlo en la mente”.

La historia cuenta que en la ceremonia de inauguración de Epcot Center, luego de la muerte de Walt Disney, un reportero se acercó a Roy Disney, hermano de Walt y le dijo: “Debe ser un momento difícil para usted: un día de gran alegría pero también de inmensa tristeza al ver que Walt nunca pudo ver culminado este parque, que era uno de sus grandes sueños”.

Roy se volvió al reportero y le dijo: “Joven, está usted totalmente equivocado.  Walt vio culminado este sitio.  Fue precisamente gracias a que él lo vio culminado mucho antes de que se comenzara a construir, que hoy usted y yo lo estamos viendo”.

Por ello es importante escribir los objetivos y las metas en un papel.  Sin dudas ni medias tintas.  Escribirlo como si ya se lo hubiera alcanzado.  Visualizar no es ver el camino, es verlo lo que deseas … ya realizado.

Tengo una historia personal al respecto.  En  mi primer  post introductorio (ver link)  ¿Por qué cuadrante derecho? señalo que hasta el 2006 yo había desarrollado mis actividades en el cuadrante izquierdo.  En el 2007 entré como inversionista en la Bolsa de Valores (cuadrante derecho inferior) y empecé mis lecturas sobre el network marketing (cuadrante derecho superior).

Un día mientras hacia una caminata matinal por el malecón de Miraflores, me desvié de mi ruta habitual y a pocas cuadras descubrí un condominio ya terminado y en estreno.   Era diferente a los edificios que como hongos habían crecido en los últimos años, y quedé gratamente entusiasmado.  En ese momento pensé :  ¡¡Es mío!!

Consciente de la importancia de la visualización, solicité a la vendedora que me mostrara uno de los pocos departamentos que aún estaban en venta, y ya dentro cerré los ojos y pensé y sentí como si ya fuera mío.  No me dije ¡¡voy a comprarlo!! sino simplemente ¡¡Ya es mío!!.

El problema fue el financiamiento, pues los bancos están diseñados para otorgar fundamentalmente  créditos hipotecarios a “empleados” del cuadrante izquierdo.   La pregunta de rigor ¿A cuanto asciende su sueldo? me resultaba  un verdadero matasueño, pues por aquellos meses sólo dictaba un curso un día a la semana, por lo que mis ingresos del cuadrante izquierdo no llegaban a cubrir ni la mitad de la cuota del préstamo.  ¡¡No era sujeto de crédito!!.

En estas circunstancias probablemente  2 años atrás  habría desistido. 

Pero no sólo lo había visualizado, sino que estaba dispuesto a “tomar acción” .   Visité los principales Bancos, y discutí  con  funcionarios típicos representantes del cuadrante “E”, a quienes traté de convencer que el cuadrante izquierdo es más riesgoso que el cuadrante derecho (ver: ¿Cual es el verdadero riesgo de los cuadrantes?) .  Esfuerzos vanos, pues sólo estaban dispuestos a proceder ante boletas de pago a la vista.

Hasta que llegué a un Banco que considera que “el tiempo es más importante que el dinero” y con la colaboración de solícitos empleados, que aceptaron ingresos por Bolsa en remplazo de ingresos por empleo, obtuve finalmente el financiamiento que me permitió adquirir el inmueble visualizado.  

Según palabras de los propios funcionarios, fue el primer caso en el que ingresos variables en vez de los acostumbrados ingresos fijos de una persona natural,  garantizaron la concesión de un crédito hipotecario. 

Traigo esta historia personal sólo para demostrar que la “visualización” jugó un papel importante en el logro de mi meta.  Sin ella, probablemente yo mismo me habría autoconvencido de que no obtendría el crédito bancario,  y por ello ni siquiera lo hubiera intentando.   

 Visualización , acción y persistencia fue la fórmula ganadora.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>