El Network marketing es una profesión.  Y como toda profesión tiene sus reglas, tiene sus aspectos básicos.  Un inversionista para invertir en la Bolsa de Valores necesita saber los fundamentos, porque de lo contrario el mercado lo expulsará en un abrir y cerrar de ojos.  Un jugador extraordinario como Messi no sólo sabe los fundamentos básicos del fútbol sino que los repite diariamente.  Entrena diariamente los tiros libres para que de 4 disparos  1 se convierta en gol.  Y eso lo hace extraordinario y no se deprime ni decae, si los demás salen errados.

De igual manera, un networker debe estar siempre realizando las acciones básicas si quiere mantenerse y crecer.  No se trata que como ya los aprendió, ya puede abandonarlos.  Recuerdo que cuando empecé esta actividad, me puse como obligación invitar y hacer presentaciones semanales en casa.  Lo hacía con diez personas ó con una, y cuando no llegaba nadie, me sentía satisfecho porque tenía conciencia de haber cumplido conmigo mismo.

El ciclo del éxito se practica en todas las compañías, con nombres diferentes y variantes, pero en esencia es el mismo.  Tiene 8 pasos o escalones y se debe de hacer todos sin omitir ninguno, pues de lo contrario es como bajar usando una escalera, al que le faltan 1 o varios escalones.  ¿Que tal si bajamos por una escalera incompleta de noche?.  De seguro terminamos en el suelo.  ¡Y algunos le echan la culpa a la escalera!

Estos ocho pasos son: Definir un sueño, Compromiso, Hacer la lista de invitados, Contactar e invitar, Presentar el plan y el producto,  Hacer el seguimiento, Verificar el progreso y  Enseñar para lograr la Duplicación, que es el mecanismo que convierte en realidad el Apalancamiento de este negocio.

En los próximos post insistiremos en este punto por ser esencial.  Si deseas unirte a “Visionarios Internacional” eres bienvenido. Escribe un mensaje a luisraul51@yahoo.es, indicando tu país y ciudad de residencia.  Juntos iremos aprendiendo y ganando.  Esta es la única profesión donde no pagas por aprender, sino que te pagan por aprender.  Y al final viene el premio grande:  la libertad financiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>