¿Que nos deparará el 2010?. ¿Reiniciaremos la senda del crecimiento como predicen la mayoría de analistas económicos? ¿Cuáles son los principales factores que influirán en el desempeño de la economía peruana?.  A continuación algunas ideas a tener en cuenta.

Sería fácil decir que lo que los sucesos económicos están sujetos a una serie de variables muchas de ellas impredecibles, por lo que vaticinar el 2010 es un ejercicio inútil.   Sin embargo es necesario hacerlo, pues las decisiones que tomemos deben estar  en un marco conceptual y en un probable escenario.

En el 2009  los economistas promedio, se sumaron a la proyección del Ministerio de Economía y Finanzas (5-6%), el cual fue replicado por instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, los cuales fueron recogidos a su vez por clasificadoras de riesgo, etc.   Estos hechos curiosamente fortalecieron la opinión del economista formador de opinión promedio,  que se sintió respaldado por el entorno nacional e incluso internacional.  Todo un “circulo virtuoso” del autoengaño.

Cuando apareció este blog, me sentí obligado a dar una opinión y señalé que la economía peruana no crecería en el año.  

El 2010 va a ser un año difícil para el mundo y consecuentemente también para el Perú.  No se trata de ser agoreros de mala suerte, ni mirar sólo la mitad vacía del vaso.  Soy  optimista respecto a todo aquello en lo pueda tener  influencia personal, y muy realista en todo lo que escapa a mi voluntad.

Y en mi percepción,  en el 2010 el mundo aún seguirá al ritmo que le imponga Estados Unidos.  No en vano representa el 25% de la producción mundial.   Cuando una persona cae del doceavo piso de un edificio, luego de tocar el suelo rebota inevitablemente, lo cual no significa necesariamente que esté vivo.   

Bueno pues,  se ha tocado fondo y se ha producido el rebote,  pero  inmediatamente se ha interpretado este hecho como el inicio de una nueva etapa de crecimiento.  Es decir se ha supuesto que el hombre de nuestra historia, después de levantarse continuará  caminando, e incluso algunos sostienen que empezará a correr.   Sin embargo la pregunta es ¿Que ha cambiado en el 2010 para pensar que la crisis que se inició en el 2008 ya corresponde al pasado?

El cáncer que recorrió el mundo tuvo su origen en la infección del sistema financiero norteamericano.  ¿Esta infección ha desaparecido?.  No, a fin de evitar el colapso, el gobierno norteamericano ha aplicado políticas monetarias y fiscales expansivas.  El resultado es la inundación del mundo con dólares, los que continuarán perdiendo valor, y el surgimiento de una abultada deuda pública que ya supera el 100% del PBI norteamericano.

Después de un crecimiento eufórico viene una pérdida de valor, una destrucción de activos y riqueza, que genera las condiciones para un nuevo proceso de expansión.   No se trata de deseos, es la forma como funciona el sistema.  Con la montaña de deuda y dólares, se ha tratado de evitar que esto suceda en el corto plazo, pero ¿se puede evitar que ello ocurra en el mediano plazo?.

Es probable que algo de esto veamos  en el 2010.   La Administración norteamericana se verá en la disyuntiva de continuar con los estímulos o  abandonarlos.  En ambos casos los riesgos son notables.  No hay lonche gratis como a ellos gusta decir.   Si los continúa, seguirá inflando la superburbuja más grande de la historia y la amenaza de inflación recorrerá el mundo.  Si empieza a abandonarlo,  será como quitarle las muletas al hombre que cayó del doceavo piso.  Se abre una gran interrogante y el fantasma de la recesión nuevamente asomará en el mundo.

El escenario ideal de estimular la economía y disminuir el déficit no es posible.  Y no hay que olvidar que toda deuda tiene que pagarse, incluso la norteamericana.  ¿Cómo pagará EU la enorme deuda que ha adquirido con el mundo?.  Es impensable que caiga en la categoría subprime, por lo que la solución que plantean muchos economistas, Premios Nóbel incluidos, es el de una inflación que licue el valor de esa deuda, con lo cual nuevamente E.U. habrá dejado al mundo en la estocada (la primera vez fue en 1971 cuando bajo la Administración Nixon el dólar abandonó el patrón oro fijado en Bretton Wood después de la 2da. Guerra Mundial)

Sin embargo, desde el punto de vista del Perú y muchos países de América Latina,  las noticias son menos malas.  Y ello debido al protagonismo de China.   El crecimiento de China y su efecto arrastre sobre el precio de materias primas, puede atenuar los efectos que sobre nuestras economías tenga el poco alentador panorama de los países del norte (EU y Europa).

Y sobre este particular también tengo una opinión divergente con la de muchos colegas, que sostienen que no hay que sobrevalorar China, porque aún no es comparable el tamaño de su PBI con el de Estados Unidos.  Esto es cierto en un análisis estático y cuantitativo.  Lo cierto es  que los chinos desde hace milenios no sólo hacen murallas, sino también  planes de “largo plazo”.  Y tienen el instrumento para hacerlo efectivo: el control de la Sociedad por un partido único y centralizado, lo que casi desaparece “los ciclos políticos”    

 Después de una crisis global, el mundo ya no seguirá siendo el mismo.  El liderazgo de Estados Unidos está en cuestión, de la misma forma como el de Inglaterra lo estuvo después de la 2da. Guerra Mundial.  No tiene entonces por que extrañarnos, que el mundo se encamine a un nuevo escenario, en el cual el centro de la riqueza retorne al Asia.

Digo retorno, porque algunas décadas de predominio norteamericano y algunos siglos de predominio europeo, han hecho olvidar al mundo, que hace cinco siglos era China y no Occidente el que tenía una tecnología avanzada, encontrándose en Asia el centro de la riqueza mundial.

De modo que el retorno del núcleo de la riqueza al Asia no haría sino completar un gran ciclo:  Como anota Toffler empezó en China, se desplazó  a Europa, luego cruzó los mares y se quedó en Estados Unidos, y ahora estamos viendo la marcha al punto inicial.   El Siglo XX fue de Estados Unidos y parece que el Siglo XXI será de China.   Una muestra: acaban de presentar al mundo el tren más rápido del mundo.

¿Qué influirá más en el caso de la economía peruana? ¿Los problemas de la economía norteamericana ó el crecimiento chino?.  Mi percepción es que hasta el primer semestre habrá motivos de optimismo en el escenario del país del norte, pero  los problemas surgirán en el segundo semestre. 

En estas condiciones podría ser que el efecto externo en esta oportunidad se neutralice, salvo que la economía china trastabille especialmente por problemas que surjan de su sistema financiero.

Ello significa que en este año a diferencia del anterior, donde era mas previsible una caída del crecimiento del PBI por el comportamiento del sector externo, el desempeño de la economía peruana dependerá más de sus variables internas.  A este respecto ¿cuales son las perspectivas de la inversión pública y privada?

Próximamente y en la medida que haya información disponible, tocaré este tema.